Elecciones. 24 de Mayo de 2015. ¿Alternancia en el poder?

Voldemort Mié, 27/05/2015 - 10:14

Aquel sentimiento que fracturó y convulsionó Melgar en 1997 ha sido resucitado. El revanchismo y el frentismo se perciben desde el mismo momento en que los resultados de las elecciones municipales fueron conocidos. Ese es el momento en el que comenzaron a circular mensajes de whatsapp celebrando que los dos partidos que ya se pusieron de acuerdo en sacar al PP del ayuntamiento en 1995, lo van a volver a hacer en 2015. Sin experiencia, el plan es hacer lo mismo que se ha venido haciendo hasta ahora pero de diferente manera.

Llegar al poder en nuestro pueblo es una gran responsabilidad y conlleva limitaciones en todos los aspectos. No tengo problema en que haya un nuevo alcalde siempre que cumpla con los horarios de dedicación al pueblo. Es decir, estar en ayuntamiento cuando no tenga que estar fuera por motivos de representación del pueblo. Es su obligación porque cobrará un salario por ello. Quiero verlo representar a mi pueblo en todos los actos, sean religiosos o no, que sean de la incumbencia de los melgarenses, puesto que nos representa a todos. Quiero que la nueva corporación municipal busque ayudas y subvenciones para mi pueblo hasta debajo de las piedras si es necesario, dado que la limitación presupuestaria en un municipio de menos de 2.000 habitantes es enorme. Quiero que lleve a cabo los proyectos en marcha con diligencia, que busque soluciones individuales en caso de ser necesario, que baje el Impuesto de Bienes Inmuebles, que consiga que este pueblo recupere población a través del asentamiento de empresas con vocación de futuro y no se quede estancado durante cuatro años porque, de lo contrario, Melgar estaría abocado a desaparecer antes de 2065. Quiero, en definitiva, que haga aún más que la anterior corporación municipal. En caso de no ser así, mejor quedarnos como estamos.