Aparcando en la Plaza de España en donde no se debe

altcadv Sáb, 06/06/2009 - 21:38

Todos hemos tenido que sufrir las obras en un lugar tan céntrico del pueblo con un fin: La mejora de un espacio emblemático.
La mayoría de los habitantes de la plaza hemos perdido la plaza de aparcamiento que teníamos delante de nuestras casas. Ya no es admisible que a quien le apetezca, por mala educación, aparcar en donde no debe, lo haga. Las plazas de aparcamiento están marcadas claramente con un pavimento rojo en la prolongación del paseo y en la calle paralela a éste.
Se invaden las plazoletas, el paseo y la plaza central con vehículos aparcados que no efectúan carga y descarga. Se aparca en las vías de circulación sin ningún respeto. Esto demuestra que nuestro pueblo es una ciudad sin ley, por no hablar de la falta de educación de quien lo hace.
Las pérdidas de aceite de muchos coches están ensuciando todo lo nuevo, por no hablar de los daños que pueden causar a los nuevos pavimentos. La circulación en doble dirección es muy peligrosa y puede provocar accidentes. La estética de coches aparcados sin orden ni concierto es, sinceramente, incomprensible.
No se puede esperar hasta que se terminen las obras. Hay que regular ya el tráfico y el aparcamiento de la plaza porque está abierta al público y a la circulación. Si la mayoría de los residentes de la plaza aparcamos nuestros coches en otro sitio, ¿por qué los demás no?
Hoy me daba vergüenza ver como estaba la plaza, con coches aparcados por doquier. La autoridad está para ejercerla, no para quedarse como mero observador. Aunque viendo el problema que hay con la regulación de los vados de aparcamiento, me da que tenemos para rato.