Nuestras más profundas raices. Historia Prerromana

altcadv Jue, 15/05/2008 - 19:16

Siglo III antes de Cristo; en el interior de la Meseta Norte, varias tribus de diversas procedencias y razas, con multitud de lenguas y culturas, habitaban en grupos de gentes en una evolución hacia unidades sociales superiores a las de parentesco y vida en aldea.

A nuestra comarca llegó un pueblo de origen indoeuropeo, del grupo de los Belgae, a quienes los habitantes de raigambre mediterránea que ya estaban en la meseta llamaron Turmogos. Estos nuevos habitantes, que se situaron primeramente al sur de Autrigonia (Zona de Briviesca), fijaron su residencia finalmente al oeste de ellos (Comarcas actuales de Burgos y Odra-Pisuerga) y al sur de los bravos cántabros (cuya influencia llegaba hasta la zona de Amaya). Estas gentes eran agricultores que vivían en las vegas fértiles de los ríos y su sociedad, al igual que todos los grupos de raigambre indoeuropea, estaba estructurada en el clan, con el hombre como patriarca, al contrario que la sociedad matriarcal de los cántabros. Fundaron diversas ciudades, la más importante de todas fue Segisama (Sasamón), aunque también fueron pobladores de diversos castros y cerros como el de San Miguel (primer núcleo poblado de la ciudad de Burgos).
En la cornisa cántabra tenemos a los fieros y rudos Cántabros, debido a que habitan en sus montañas desde orígenes inciertos e inmemoriales, viven con unos fuertes lazos que les unen a la tierra, son orgullosos y para ellos el bien más preciado es su libertad, por lo que tienen un espíritu indomable y no conocen el miedo con tal de salvaguardar su integridad como pueblo aislado del resto del mundo. Están organizados en pequeñas tribus a lo largo de las montañas, Coniscos, Morecanos, Tamáricos, Velegianos, Vadinienses, Aurinos y Orgenomescos, conviven con cierta independencia pero todos unidos bajo el poder de la capital, Aracilum.
Una vez atravesado el río Pisuerga, nos encontrábamos con los vacceos. Eran descendientes de los pueblos mediterráneos que llegaron a la Meseta Norte en la Edad del Bronce pero que asimilaron población y costumbres de las oleadas celtas (indoeuropeas).