Despoblación y desarrollo insostenible

altcadv Mar, 06/05/2008 - 20:52

[img_assist|nid=452|title=Demografía de Melgar desde 1900|desc=|link=popup|align=left|width=250|height=150]
Parece increíble, viendo la gráfica, que Melgar de Fernamental perdiera un tercio de su población en solo una década. Un mal golpe asestado por la "localización" que las empresas buscaban en aquella época y que marcó el inicio de una decadencia a la que se intenta poner freno en los albores del siglo XXI.
Similar tendencia ha seguido toda la comarca Odra-Pisuerga durante la segunda mitad del siglo XX. Parte de nuestras gentes se han desplazado a diversos lugares, Muchos de los que se fueron jamás se han preocupado por las dificultades que sus pueblos natales pasan a lo largo del año, cuando ellos no están aquí de vacaciones.
Los edificios del casco antiguo se caen, la industria no llega, nuestras instalaciones se deterioran... y aquellos que un día marcharon en busca de mejor fortuna les cuesta poner una miguita para ayudar en la recuperación de los pueblos. Con poblaciones cada vez menores y, por ende, con menos recursos y dinero para poder mantenerse y desarrollar, heridos de muerte muchos de ellos, se enfrentan al futuro más negro desde que la peste llegó a Europa a mediados del siglo XIV.
Mientras tanto, se aprueban leyes para el desarrollo rural que son una mera declaración de intenciones vacías de partidas presupuestarias. Las soluciones en este punto no son fáciles, pero volver a censarse en los pueblos aunque se resida fuera es un primer paso. Las ciudades no necesitan habitantes para tener dinero y es una manera de pelear por todo aquello que el desarrollo moderno está hundiendo y que nuestros gobernantes siguen ignorando.